lunes, 17 de julio de 2017

Los tres mandamientos para comprar productos de belleza 'online'


Confieso que, aunque veía ofertas tentadoras en Internet, nunca me había atrevido a comprar algo. En mi mente me limitaba el envío, los aranceles y otros procedimientos engorrosos que yo no entendía muy bien. Sin embargo, como dicen por ahí, la necesidad tiene cara de hereje, por lo que en una ocasión me vi obligada a hacer mi primera compra por internet hace ya varios años.  Confieso que desde entonces no he parado, ya que consigo las cosas que quiero a un mejor precio. De hecho, comprar productos de belleza online se ha convertido en un gran pasatiempo de millones de latinos, pero para evitarte malos ratos (gracias a Dios aún no me ha pasado), pero voy a mostrarte algunas recomendaciones que te pueden ayudar.

1. Elige sitios webs de confianza
Cuando vamos a comprar un producto o un cosmético, lo mejor es hacerlo en la web oficial de la marca o de sus distribuidores autorizados. Como podrás ver en esta humilde web los productos recomendados son entregados por distribuidores autorizados. Utilizo páginas de confianza, donde incluso pueden ver las opiniones de los usuarios. Si acudes a eBay o a Amazon, te darás cuenta de todas las reseñas del vendedor y del producto de tu interés. 

Pero no solo eso, incluso te pueden dar asistencia sobre, por ejemplo, el color de la base que debes comprar, pues los distribuidores contestan rápidamente y ofrecen un buen servicio. Es más, hoy en día hay hasta aplicaciones que puedes usar en tu celular.

2. Si vas a comprar en Amazon y no vives en los Estados Unidos, tienes que buscar un Courier barato en tu país.
En mi caso elijo el vendedor que ofrezca el servicio de envío gratuito hasta mi dirección en Miami (si es posible), luego me lo reenvían para mi país, República Dominicana. Mi Courier me cobra por libras, muy barato. Además, casi todo lo que compro no llega a pesar 2 libras.

3. Detecta las falsificaciones
Para nadie es un secreto que la venta de productos falsificados ha existido desde que Adán fue expulsado del Paraíso. Ahora el internet ha facilitado mucho su distribución. Cada vez es más difícil distinguir un producto auténtico de uno falsificado cuando compramos online, ya que sólo contamos con una fotografía como referencia (que en muchas ocasiones puede ser una imagen del artículo original). La señal de alarma que nos indicará si el producto que queremos es falsificado es su precio que normalmente será mucho menor al del producto auténtico. Ahora bien, el distribuidor autorizado o el mismo fabricante puede hacer una oferta en cualquier momento que, obviamente, no puedes rechazar.

Previous Post
Next Post

My name is Wendy Guillén. I am an enterprising woman and creator of this blog. I am an internet shopping enthusiast. and natural hair lover. My transition from processed hair to natural hair lasted several years, because I never found the right products to help me successfully complete my mission: not to use straightening. Read More

Related Posts

0 comentarios:

Deja un comentario y ayúdanos a mejorar