martes, 2 de abril de 2019

Lo retaron a comerse una babosa y ahora está cuadripléjico


Los retos pueden llevarte por mal camino. La gente debe ser más cuidadosa a la hora de determinar cuáles retos valen la pena y cuales no deberías ni intentar, ya que son capaces de matarte definitivamente.

Ciertamente, algunos retos pueden costar Tu vida. En una fiesta con amigos, este chico fue desafiado a tragar una babosa que produjo una horrible contaminación en su cerebro, lo que hizo que Sam sea hoy un cuadriplétrélico. Esta acción loca, aparentemente divertida, concluyó destruyéndole vida.

San Ballard está intentando recuperar su normalidad.

Sam jugó rugby en Sídney y su futuro se veía muy brillante. Pero en 2010 Sam era como cualquier chico de su tiempo, pasaba tiempo con sus amigos, divirtiéndose mucho como cualquier otro adolescente, pero cuando salió de la nada una babosa, todo cambió.

Estaban discutiendo a ver quién se atrevía a comerse el bichito que se arrastraba por el suelo, por lo que retaron a Sam. "A qué no te la comes?" , dijeron. Para su desgracia, Sam aceptó el reto.

Por lo general, nadie acepta el desafío... Todo queda entre chistes, risas y más risas. Pero a Sam no se le podía retar, por lo que aceptó el reto.

Sam, al igual que muchos jóvenes, no podía soportar la presión de sus amigos, por lo que terminó ingiriendo el pequeño molusco. Nadie imaginaba que este ridículo desafío dejaría a Sam cuadriplégico.

Sam inmediatamente experimentó un malestar, por lo que lo requirió ir de urgencia al Royal North Shore Hospital. Allí los médicos determinaron que el joven experimentó una infección cerebral conocida como meningoencefalitis eosinofílica provocada por la babosa.

El nombre científico de este molusco es Angiostrongylus cantonensis, los jóvenes nunca imaginaron que un desafío podría costar la vida del amigo.

El joven Sam Ballard, después de aquel día y luego de un año y casi dos meses, abrió los ojos. Pero todo era diferente, ahora dependía de alguien para sobrevivir debido a su condición de tetrapplégico. Además, ya no era tan atractivo como lo era antes.

La madre del joven, Katie Ballard, no perdió las esperanzas de que su hijo recuperara por completo sus habilidades. Pero sus mejoras fueron muy pocas en 3 años. Todavía no camina, tiene trastornos convulsivos y no controla la temperatura de su cuerpo.

Tampoco Sam no puede comer normalmente, porque tiene que hacerlo con una pipa incrustada en el cuello. A partir de ese momento, los parientes y amigos luchan para obtener la cantidad de dinero que les permite costear su costoso tratamiento, el cual será permanente.

Se espera que las autoridades de la administración australiana mantengan su ayuda para pagar estas cuentas a través de exenciones.

Katie dice con pesar que su hijo está deshecho.

MORALEJA

Al igual que Sam muchos adolescentes enfrentan obstáculos para disfrutar de sus amigos. Aunque esto significa poner sus vidas en peligro. Sin embargo, es importante ver más allá, entender cómo lidiar con la presión de los compañeros.

No importa si tus amigos te están desafiando lo importante es proteger tu seguridad, entender que un buen momento puede llevarte a mucho sufrimiento. Piénsalo dos veces antes de hacer una locura como esta.

Recibe notas interesante una vez a la semana.

Previous Post
Next Post

Mi nombre es Wendy Guillén. Soy una mujer emprendedora y creadora de este blog. Soy un entusiasta de las compras por Internet y amante del cuidado del cabello. Mi transición del cabello procesado al cabello natural duró varios años, porque nunca encontré los productos adecuados que me ayudaran completar con éxito mi misión: no usar productos químicos alisadores. Read More

Related Posts

0 comentarios:

Deja un comentario y ayúdanos a mejorar