lunes, 28 de enero de 2019

El mundo debe cambiar urgentemente su forma de comer o...


Recientemente se publicó en la revista médica The Lancet, la opinión de más de 30 especialistas de 16 países. Estos advierten sobre la necesidad que tiene el ser humano de cambiar su forma de comer, puesto que de seguir este ritmo de sobre explotación de recursos, nadie sobrevivirá. 

En la investigación llamada "Food in the Antrophocene” los especialistas mantienen que se ha fracasado en la iniciativa de querer mejorar los hábitos alimentarios y la desnutrición en el mundo. Esto es grave, teniendo en cuenta que 820 millones de personas no tienen acceso a los alimentos suficientes, pues la enorme mayoría desperdicia estos alimentos y su dieta cada vez se hace más perjudicial. No existe un equilibrio.

¿Qué aconsejan los especialistas? 


Este informe hace algunas recomendaciones para que tanto el planeta como los seres humanos se favorezcan. 
Esta nueva manera de alimentación tiene un promedio de 2.500 calorías al día lo que mantendrá en buen estado al organismo. En este plan se incluye una gran variedad de comestibles de origen vegetal, reduciendo significativamente los que proceden de animales, comestibles procesados, azúcares agregados y grasas saturadas. Es con lo que los especialistas instan a la población a reducir el consumo de carne roja a la mitad y aumentar el doble las porciones de frutas, verduras, legumbres y frutos secos.

O sea, ellos no quieren decir que la dieta sea netamente vegetariana, sino que estos se consuman de forma ocasional y en pequeñas cantidades. Aquellos comestibles de origen animal como carnes rojas, pescado y productos lácteos deben moderarse. Ejemplarizando lo precedente, el informe habla de consumir una porción de carne y dos de pescado a la semana; un vaso de leche al día y un huevo dos veces a la semana.





¿Dónde se precisa más este cambio alimenticio?


De acuerdo con los especialistas, las zonas del planeta donde más se necesita un cambio son Norteamérica y Europa. El informe ejemplifica las proporciones que deberían disminuir y aumentar en estas regiones para balancear la alimentación y mejorar al medioambiente. En Norteamérica se precisaría comer 84 por ciento menos de carne roja, pero debe aumentar 6 veces el consumo de legumbres. Los europeos deberían comer 15 veces más de frutos secos, pero deberían reducir un 67 por ciento el consumo de carne roja.

En lo que se refiere a zonas como África y América Latina, se precisaría aminorar la ingesta de vegetales con almidón como la papa y la mandioca y reducir el desperdicio de comestibles a la mitad.

¿Por qué adoptar estas recomendaciones?


Pues, aparte de traer grandes beneficios al organismo, previniendo enfermedades relacionadas con la mala nutrición, continuar esta dieta ayudaría a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que están aquejando al planeta. También se lograría mitigar la pérdida de biodiversidad y aminorar la demanda agrícola, de agua, tierra y otros recursos.

Por otro lado, los investigadores proyectan que para satisfacer la necesidad de alimentos en el año 2050 y alimentar de esta forma a 10.000 millones de personas. Asimismo, se espera que mejore el ecosistema, pero haría falta una veloz adopción de numerosos cambios y una colaboración y compromiso global sin precedentes”, afirmó Walter Willett, médico de Harvard y uno científicos que lideró el estudio, en una reciente entrevista en el diario británico The Guardian.

Previous Post
Next Post

My name is Wendy Guillén. I am an enterprising woman and creator of this blog. I am an internet shopping enthusiast. and natural hair lover. My transition from processed hair to natural hair lasted several years, because I never found the right products to help me successfully complete my mission: not to use straightening. Read More

Related Posts

0 comentarios:

Deja un comentario y ayúdanos a mejorar