martes, 2 de septiembre de 2014

5 Señales de que debes visitar urgentemente un SPA

¿Has estado interesado o interesada en ir a un SPA? Aunque la idea puede sonar agradable, quizá no estés seguro o segura de ir. Después de todo, puede que no quieras gastar ese dinero extra o quizá nunca tengas tiempo libre; quizá, en el peor de los casos- inconscientemente- sientas que no lo mereces. 

De hecho, a continuación te presento las cinco excusas más comunes para no darte el gustico de ir a un SPA.


1- No tengo tiempo


Como lo mencioné anteriormente, puede que no tengas tiempo para visitar un SPA. Puede parecer irónico, pero ir a un SPA puede ser más saludable de lo que piensas y te podría hacer más bien de lo que imaginas. Si sientes que nunca tienes tiempo, es probable que estés agotada o estresado todo el tiempo. ¿Estás consciente del daño que le haces a tu cuerpo? 

Un día de relax en el spa -incluso, tan solo una hora para mimarte- puede ser sumamente beneficioso para ti.

Si eres de esas personas que está presionada todo el tiempo, date una vuelta por un spa. Si eres un padre o madre soltera, contrata una niñera o pídele a un familiar que cuide tus hijos por unas horas. No te imaginas la cantidad de padres solteros estresados y malhumorados que hay. 

Si eres empleada a tiempo completo, busca spas y salones de belleza en tu área que cierran muy tarde, incluso los fines de semana. 


2- Razón número dos para no ir a un SPA, te sientes poco atractiva


No creas que el spa solo se hizo para mujeres delgadas o rubias despampanantes u hombres atléticos bien parecidos. De hecho, puede que pienses así porque eso es lo que venden las revistas. 

No importa lo hermosa o lo buenmozo que eres, tanto los hombres como las mujeres pasan por períodos en los que se sienten poco atractivos. Aunque no haya nada malo realmente con su aspecto, usted puede sentir que no es atractiva o atractivo. Si estás experimentando esto ahora mismo, una visita al spa puede ser justo lo que necesitas. Tienes derecho a consentirte, tienes derecho a vivir.

Aunque la mayoría de los servicios de spa están diseñados para promover la relajación, también hay spas que promueven la belleza. Puedes disfrutar de un buen masaje relajante o una pedicura o un facial; así como lucir un nuevo corte o peinado, e incluso, puedes maquillarte profesionalmente y sorprender a tus amigas.


3- Necesitas alejarte


Tanto los hombres como las mujeres tienen una gran cantidad de demandas y presiones de todo tipo, todos los días. A veces, esta presión puede parecer difícil de controlar. Quizá tengas esa sensación de querer escapar. Sin embargo, para escapar no tienes que abandonar a tu familia ni tienes que perder tu trabajo. Pasa un día en un spa local y, una vez dentro, puede parecer como si estuviera a miles de kilómetros de distancia en un retiro de fin de semana. 

- 6 Consejos naturales para hacer crecer el cabello
- Me conviene ponerme extensiones de cabello

4 - Tu última visita fue hace más de un año 


¿Cuándo fue la última vez que visitaste un spa? De hecho, ¿alguna vez has estado en uno? Recuerdo que la primera vez que fui a uno, fue un regalo de cumpleaños. Ese regalo, cambio mi vida porque me di cuenta de que me hacía bien dedicarle unas horas a MÍ.

Si han pasado años desde tu última visita a un spa, tendrás que hacer una cita de inmediato. Tanto los hombres como las mujeres merecen un poco de tiempo de inactividad. ¿Qué mejor manera de pasar tu tiempo libre? Seguramente gastas mucho más en cosas que te duran muy poco, o en medicinas que luego debes comprar cuando te enfermas por la gran cantidad de estrés acumulado.

Durante la visita a un spa, obtienes todo un día o incluso sólo unas cuantas horas de mimos. Lo mereces.


5. Un certificado de regalo


Como te decía, la primera vez que fui a un spa fue porque unos amigos me hicieron ese regalo. Si te regalan un día en un spa, no discutas, no lo regales para adelante; disfruta de la vida: ¡cuídate!

Si algunas de las señales descritas arriba, se aplican en ti, vista un spa urgentemente.
Previous Post
Next Post

My name is Wendy Guillén. I am an enterprising woman and creator of this blog. I am an internet shopping enthusiast. and natural hair lover. My transition from processed hair to natural hair lasted several years, because I never found the right products to help me successfully complete my mission: not to use straightening. Read More

Related Posts

0 comentarios:

Deja un comentario y ayúdanos a mejorar